Lo que me hubiera gustado saber antes de emprender


Escrito por Laura Vaillard, Directora y Fundadora de Medialo Consulting – laura.vaillard@medialoconsulting.com

Existen muchos cursos para emprendedores, pero pocas veces se ajustan a los profesionales de diseño y comunicación. En esta nota, deseo compartir mi experiencia como emprendedora y hablar sobre aquellas cosas que me hubiera gustado saber antes de emprender a fin de ofrecer una mirada realista con respecto a los emprendimientos y así lograr motivarlos.

Mitos sobre emprender:

  1. Cualquiera puede ser emprendedor:falso. Para empezar, emprender requiere de una buena idea y muchas ganas de trabajar. También se necesita paciencia, perseverancia y resiliencia para continuar luchando pese a las dificultades. Hay quienes desean emprender para ser su propio jefe y tener su propio dinero, pero no tienen en cuenta, que esto también implica tener más responsabilidades, trabajar largas horas, y no siempre estar seguro de cuánto cobrarán a fin de mes.
  2. No se puede emprender solo: falso.Tener un socio tiene sus ventajas y desventajas. Por un lado, es un alivio poder apoyarse en otra persona a la hora de generar ideas y compartir los logros y los fracasos, contar con más de un punto de vista y trabajar con alguien que nos complemente. Sin embargo, cuando las tareas y responsabilidades no están claramente delineadas, preferente por escrito, un socio puede convertirse en un dolor de cabeza. Al principio, es difícil emprender solo porque todos los logros, esfuerzos y fracasos dependen de una única persona. Sin embargo, también implica que a veces uno puede avanzar más rápido ya que puede tomar decisiones de forma rápida. No obstante, no tener un socio, no implica estar solo. Es posible, y recomendable, compensar con un buen grupo de apoyo, personas en las que se pueda confiar para compartir ideas y pedir consejos sí tomar mejores decisiones.
  3. No hace falta saber de números: falso.Si bien la persona no debe ser experta en números y no necesariamente tiene que ser el mismo emprendedor el que los maneje, es fundamental tener un seguimiento de ingresos y gastos para analizar la viabilidad del proyecto y su rentabilidad. De hecho, es uno de los principales problemas de los emprendedores de comunicación porque suelen ignorar los números “porque no son su fuerte” y luego tienen sorpresas. Hay que perderle el miedo y hacer las cosas bien desde un comienzo para evitar sorpresas a futuro: separar las finanzas personales de las de la empresa, incluir el costo del alquiler dentro de los gastos, aún cuando trabajemos desde casa (esto ayuda a proyectar para cuando nos vaya bien), y hacer aportes a una obra social para estar cubierto en caso de una emergencia médica, por ejemplo.
  4. El emprendedor maneja sus propios tiempos: verdadero y falso a la vez.Al ser emprendedor, es verdad que uno maneja sus propios tiempos, se puede despertar más tarde, o trabajar de noche, como a uno mejor le convenga. Pero también es cierto, que, sobre todo al principio, se trabajan más horas que en un trabajo tradicional, porque además, si no se trabaja, no se pueden pagar las cuentas a fin de mes. Por otro lado, en muchos casos, uno tiene flexibilidad para moverse y trabajar desde cualquier lugar. Sin embargo, a la hora de tomarse vacaciones resulta muy difícil desconectarse un 100% porque el negocio depende de nosotros y si algo sale mal, seremos los primeros en sentir el impacto.
  5. No hace falta registrar la marca, primero lanzo el proyecto, y según cómo salga, veo de registrarla o no: falso.Por un lado, uno tiene que empezar el proyecto con las mejores expectativas y confiar que todo saldrá bien. Por otro, registrar la marca debería ser una de las primeras tareas a realizar, junto con la compra del dominio, para evitar que otra persona con el registro de marca te intime para que no la uses y tengas que volver a invertir en el diseño de logo y producción de materiales ymerchandising que conlleva crear una marca.

Ser emprendedor es un viaje fantástico, pero como para cualquier viaje, se disfruta más cuando uno está preparado. Infórmate, estudia y cuando sientas que tengas todas las herramientas, adéntrate en la aventura emprendedora. Bon Voyage!